Cómo quitar la Humedad de las Paredes para que no vuelva nunca más

Seguramente, la humedad y el moho en las paredes de la casa nos habrá afectado en algún momento de nuestra vida, pero podemos pensar que no es tan grave que invada cierto ambiente de nuestro hogar. Pero lejos de pensar así, cada caso es diferente y hay que evaluar con ayuda de un profesional.

Tengamos presente que la mayoría de las casas están construidas con una estructura de cimentación que está en contacto directo con el suelo, por lo que siempre está presente la humedad. Sucede que con el paso del tiempo, las paredes de mampostería absorben la humedad que se eleva a través de las paredes formándose el moho.

Generalmente, cuando observamos el problema en las paredes, actuamos de inmediato con limpieza y pintura para dejarlo como nuevo. No obstante, la realidad es que con el transcurso de los meses y años, la humedad regresa arruinando los ambientes de la casa.

1. Talco para quitar la humedad

Sin duda, el talco es un fiel aliado a la hora de combatir la humedad. Piensa cómo quita la humedad de tus zapatillas o zapatos un poco de talco, pues de la misma manera puede ayudar a combatir el moho de las paredes.

Sencillamente tienes que espolvorear el talco sobre la pared y luego con un trapo refregarlo para que penetre. Repite el proceso varias veces para que tenga más efectividad hasta eliminar todo rastro de humedad.

2. Quitar el moho con lejía

En este caso la solución es paliativa, porque con este método se eliminará por completo el moho, pero la humedad continuará dentro de las paredes.

Mezcla una parte de lejía con una parte de agua, luego lo agregamos en una botella con atomizador, también nos aseguramos de utilizar guantes de goma, gafas protectoras y una mascarilla. Finalmente, tomamos un cepillo, rociamos y frotamos enérgicamente.
Debemos tener paciencia porque llevará tiempo, hay que hacerlo un poco todos los días o semanas, debido a que el olor es muy fuerte y hasta puede provocar mareos. Otra medida que debemos tomar es hacer esto sin otras personas alrededor, y en un ambiente muy aireado.
Una recomendación importante, si usamos lejía con cloro en las paredes de colores, se va a desvanecer. Por eso, es un consejo especialmente para paredes y superficies blancas.
3. Quitar el moho con peróxido de hidrógeno

Otra alternativa que puede ayudar a eliminar el moho es el peróxido de hidrógeno, pero es mejor usarlo en manchas más pequeñas, ya que requiere un poco más de trabajo.

Simplemente remoja un paño con agua oxigenada, aplica sobre el molde a mojar y deja actuar durante 15 minutos. Luego frotamos bien hasta que salga.
Este producto también requiere que use guantes y una máscara protectora, y que tengas cuidado de ventilar el ambiente.
No permitas que los niños tengan acceso a la habitación durante el procedimiento.
4. Retirar el moho con agua, vinagre y alcohol

Para una mezcla más casera que no decolore el color de la pared, hay un método más sencillo.

Se puede mezclar agua tibia con 1 taza de vinagre y 1 taza de alcohol. Juntos y bien mezclados suavizarán el moho quitando la mancha.
5. Elimina la humedad corrigiendo la estructura

Si deseas deshacerte de la humedad y el moho de la casa definitivamente, será necesario buscar otras soluciones. Para esto es fundamental contar con el asesoramiento de un profesional, quien evaluará la estructura de la casa y nos ayudará a determinar la mejor solución.

Una vez determinada la causa vendrá la solución, generalmente consiste en sacar el yeso actual y rehacerlo. En este caso se utilizará un líquido impermeabilizante en la mezcla del yeso nuevo.
En algunos casos, si el problema viene desde abajo, puede ser necesario romper el primer m de pared y rehacer esa parte con la adición de una alfombra impermeabilizante.
No hay porque romper todo el muro, solo el fondo y de a poco. Cuando esta parte está protegida, la parte superior ya no absorberá la humedad que proviene del suelo.
Otros métodos:
La sal de mar es muy buena para combatir la humedad, puesto que tiene una función bastante similar al bicarbonato de sodio. Además, es muy fácil de utilizar, vas a colocar recipientes con sal de mar o sal marina sobre el pie o repisas de las paredes y listo, comenzará a absorber poco a poco toda la humedad.

El bicarbonato de sodio también puede utilizarse de la misma manera que la sal marina, simplemente colocando algunos recipientes cerca de la zona de humedad en las paredes y verás resultados en poco tiempo.
El aceite de árbol de té también es un excelente truco para acabar con la humedad en las paredes. Para esto simplemente mezcla 2 cucharadas de este aceite con 2 tazas integrando bien y luego aplica sobre las zonas húmedas.