Devuelven a sus mellizos adoptados al enterarse de que se ha quedado embarazada

El deseo de convertirse en padres puede ser una lucha difícil para muchos, y en el momento que esas implacables ansias faltan, sin duda es fuente de temor y calma.

Estaba en el corazón de Ali Sanders y su esposo Michael. Trataron de quedar embarazados años tras año, pero desafortunadamente sus sueños parecieron disiparse en el momento en que les comunicaron que eran infértiles. En ese momento, decidieron tomar el valor de aventurarse en la andanza de adoptar a un bebé necesitado de amor.

Luego de las pascuas del 2014, recibieron la gran novedad de que fueron autorizados para convertirse en la familia adoptiva de mellizos de ocho meses.

Lo sumamente sorprendente es que hasta uno de ellos se asemejaba a Michael.

La llegada de los pequeños iluminó los días de toda la familia, inclusiva hasta los abuelos. Pero en contraste a esto, Ali no estaba tan feliz como lo había imaginado. No logro hacer la conexión con los bebés de madre quería.

“Sentí que estaba jugando, que no era real. Lo que lo empeoró fue que Michael se vinculó con los bebés de inmediato. Ya se sentía como papá», admitió Ali.

El horrible desafío comenzó para Ali, a quien le estaba costando acostumbrarse a los pequeños, pero no podía hacer eso y no podía esperar el día en que pronto terminaría el período de prueba dado a fin de familiarizarse a los bebes.

Mi principal recuerdo es el de estar sentada allí orando para que los mellizos no se despertaran, porque cuando lo hicieran, tendría que volver a fingir ser una madre de nuevo”, manifesto.

Al ver que todo este comportamiento estaba fuera de lo común para su pareja, Michael a traslado al médico. Pero tras un análisis de orina, su conmoción fue inmensa en el momento que se enteraron que Ali se encontraba embarazada

Otros padres hubiesen respondido aceptando a al nuevo bebé con tanto amor como a los adoptivos. sin embargo, fue demasiado para Ali. y no cuestiono la decisión de llamar al centro de adopción y suspender el procedimiento.

al otro día, los niños fueron regresados al hogar adoptivo, pero desafortunadamente ese fue su último contacto. Ali dice que ha llegado a percibir el momento del adiós y sentir “algo de cariño”.

“Fue la última vez que los vi. Lloré y lloré. No había expresado ninguna emoción hasta ese momento, pero cuando me los quitaron de los brazos por última vez, algo dentro de mí se rompió y no creo que alguna vez se arregle de nuevo”, dio a conocer.

Lo más sorprendente es que, pese a este cargo de conciencia, manifiesta que no se retracta por realizar la devolución. Por alguna razón, su ser nunca estuvo esa conexión con los niños.

Creo que fue una cosa física. La forma en que no pude conectarme con los mellizos fue completamente fuera de lugar. Siempre había sido realmente maternal y deseaba desesperadamente a esos bebés, es algo difícil de explicar”.

Actualmente, Ali y Michael son una pareja feliz que vive con su hijo Jacob, de 3 años. Dará a luz a su segundo hijo con embarazo natural a finales de octubre de este año. Sin embargo, no rechazan que las huellas dejadas por los gemelos no desaparecerán.

La pareja actuó como si los niños fueses ropa y zapatos que no les quedan bien, y los regresas a la tienda. Recibieron innumerables críticas por esto. Pero otros están de acuerdo con ella, afirmando que el amor de la madre adoptiva solo nace en el primer momento y nunca forzado.