Fue madre a los 65 años y trata a su hija de forma muy extraña

Unos años atrás, el mundo escuchó la impactante noticia de que una mujer a la edad de 65 años se convirtió en madre. llego a su vida una beba sana y ya han pasado diez años desde que nació la niña.

Pero, ¿Qué pasó con esta mujer y su pequeña niña? En Rusia de donde es oriunda, la gente la mira todo el tiempo, se ha vuelto en una especie de celebridad local, sin embargo, es un absoluto misterio para el mundo entero.

Valentina nació en Chiernivih, constantemente soñando con ser madre, sin embargo, existieron complicaciones de salud que no se lo permitieron a lo largo de algunos años. Los doctores le comunicaron que la única manera de cumplir su deseo de tener hijos era la FIV, la cual era muy costosa y pocos pueden costearla.

No se dio por vencida cuando era joven, por lo que decidió ahorrar lo más posible para cumplir el sueño de su madre. Además de trabajar para la empresa, ganaba dinero con pequeñas ventas en las estaciones de autobuses. Años más tarde, hizo su primer intento y fracasó, luego volvió a intentarlo y fracasó. Fue solo después de su tercer trimestre que pudo concebir a la edad de 65 años.

Cuando nació su pequeña hija, la vida de Valentina cambió. Su amor por la maternidad es algo fuera de lo común, y así comenzó una sorpresa en el viaje como madre.

La mujer se negó a reconocer a su hija hasta que fuera absolutamente necesario. No alimentó a su hija con papillas, le dio una dieta sólida e incluso se negó a recibir ayuda médica, excepto cuando es obligada.

La educación de la primera infancia de la hija de Valentina se llevó a cabo en casa y ella no fue enviada a la escuela porque creía que la escuela enseñaría cosas malas. Ahora también limita el contacto con sus amigos porque piensa que no debería comunicarse con sus amigos.

En una ocasión, Valentina le pidió a la maestra de su hija que le permitiera asistiera a las clases escolares de su hija, petición que le fue claramente rechazada. Ella afirma que será complicado para su hija acostumbrarse a la escuela.

Valentina dijo hace poco que deseaba toparse con un buen hombre para convertirse en el padre de su hija. Hasta el momento, la vida de dos mujeres ha sido custodiada por autoridades de control y servicios gubernamentales.