Jennifer Garner demuestra con su ejemplo lo importante de tener una pareja con responsabilidad afectiva

Como tal vez muchos saben, el amor resurgió entre Ben Affleck y JLo, y la confirmación de su romance fue una noticia que sorprendió al mundo. Los tortolitos se ven muy felices juntos y no pierden la oportunidad de demostrase su cariño. Parece que van en camino a ser la pareja perfecta; sin embargo, el actor dio unas declaraciones que no lo hacen ver como una excelente opción de novio.

Affleck culpó de su alcoholismo a su ex esposa, Jennifer Garner, y dijo que solo estaba con ella por sus hijos.

Esta polémica declaración hizo enojar a los fans, quienes recuerdan que Garner estuvo junto a Affleck durante su rehabilitación, aunque ya no eran pareja.

Recientemente, el actor de 49 años habló sobre su relación actual con la Diva del Bronx, a la cual describió como una «hermosa historia». Pero esto no fue todo lo que dijo ya que aprovechó para mencionar a su ex esposa y cómo es que ella fue la «causante» de su alcoholismo.

Gtres

Durante su aparición en The Howard Stern Show, Affleck mencionó que aún estaría bebiendo si siguiera casado con Jennifer Garner. Según él, se sentía como un prisionero dentro de su matrimonio y el único escape que encontró fue el alcohol. En pocas palabras, culpó de su adicción a la madre de sus hijos.

«Probablemente todavía estaría bebiendo. Es parte de la razón por la que comencé a beber porque estaba atrapado», afirmó.

Affleck también mencionó la única razón por la cual no terminó su matrimonio antes, fue por sus hijos. Recalcó que era muy infeliz en esa relación pero antepuso la felicidad de sus hijos a la suya. Aún así, no fue la mejor decisión.

«Yo estaba como ‘No puedo irme por mis hijos pero no estoy feliz, ¿qué hago?’ Lo que hice fue beber un botella de whisky y quedarme dormido en el sofá, lo que resultó no ser la solución».

Instagram

Luego de estas declaraciones, los usuarios de redes sociales lanzaron críticas al actor y salieron en la defensa de Jennifer. Le recordaron a Ben que ella lo siguió apoyando aún después del divorcio. Garner fue parte importante del proceso de rehabilitación de Affleck cuando ya no eran pareja y permaneció a su lado hasta que él volvió a estar limpio.

Por supuesto, la crítica unánime fue que no debería culpar a la actriz de sus propias decisiones. Muchos mencionaron que él debía hacerse responsable de sus acciones y no transferir esa responsabilidad a la madre de sus hijos quien además fue un apoyo incondicional.

Ben ha estado en rehabilitación varias veces por su alcoholismo, en 2011, 2017 y 2018. Él y Jennifer se casaron en 2005, lo que indica que su problema comenzó desde mucho antes y utilizó su matrimonio como pretexto. Incluso luego del divorcio, en 2019, el actor fue captado saliendo de una fiesta de Halloween luciendo bastante intoxicado.

Esta recaída alcohólica casi le hace perder su papel en la película The Way Back (2020) y es gracias a la intervención de Jennifer que él conservó el trabajo. Ella lo hizo reaccionar y volvió a rehabilitación, cuando salió, el papel seguía ahí esperándolo.

Cordon Press

El director de la cinta, Gavin O’Connor, mencionó que cuando comenzaron con la preparación de la producción, Affleck recayó y afortunadamente entró a rehabilitación. Pero nadie sabía qué pasaría con el rumbo de la película; de repente se habían quedado sin protagonista y el estudio creyó que el proyecto había terminado.

«Su ex esposa Jennifer Garner me llamó y me dijo que cuando él fue a rehabilitación, se llevó una pelota de baloncesto con él. Ella dijo: ‘Gavin, te lo está pidiendo, por favor no desconectes la película, realmente quiere hacer esto’», dijo el director.

Y así, una vez más, Jennifer apoyó a su ex esposo y lo ayudó a retomar el camino. Con estas nobles acciones, la actriz nos demuestra cómo se ve el amor incondicional. Sin importar que ya no estuvieran juntos, ella estuvo a su lado en los momentos de crisis.

Lamentablemente para ella, su pareja no actuó del mismo modo.

BAUER-GRIFFIN

Úlimamente se habla bastante de la responsabilidad afectiva y cómo se logra. Aunque es un tema bastante complejo, hay detalles que podemos identificar fácilmente; un claro ejemplo es lo que hizo Ben Affleck. Al culpar a su exesposa de sus problemas de adicción, demostró lo que es no tener responsabilidad afectiva.

El actor no fue capaz de asumir la responsabilidad de sus decisiones y tampoco supo manejar sus emociones correctamente. Prefirió culpar a un tercero por sus propios problemas, y aún después de tantos años lo sigue haciendo, a pesar de que esa persona lo ha ayudado a salir de la adicción en múltiples ocasiones.

La responsabilidad afectiva es eso que te ayuda a lidiar con tus problemas sin echarle la culpa a otro. Es un elemento clave en las relaciones interpersonales pues al tener empatía y asumir los propios errores, muchos problemas pueden evitarse o ser solucionados de manera asertiva y pacífica. Todos y cada uno de nosotros somos responsables de nuestras acciones, por lo tanto, no parece justo culpar a alguien más por lo que hacemos.