Mujer amamantó a su marido pese a las críticas en redes sociales. Así evitó una infección de senos

Su marido debió succionar el enorme bulto porque la mastitis severa le estaba ahogando los senos. Esta era la única manera en que lograría volver a darle de comer a su bebé.

Entre las parejas suceden cosas que las cuales pueden llegar a ser muy extrañas para una sola persona, es una situación inusual y debes realizar alguna cosa con relacion a ello. Pero antes de criticar, necesitamos entender y pensar más en lo que nos pasará después.

@twodears por medio de su cuenta de TikTok, la usuaria relato que en una ocasión tuvo que darle el pecho a su pareja, cosa que para muchos fue algo inusual.

Sin embargo, mucha gente pensó mal, su propósito no era alimentarlo sino ayudar a quitarse un bulto que encontraba dentro de su seno, consecuencia de una infección conocida como mastitis. Lo cual sucede a lo largo de la lactancia, en el momento en que la leche retrocede y crea un bulto grande en la parte interna del seno.

Aun cuando intento con recursos naturales y otros remedios para despejar la obstrucción, ninguno fue de ayuda y solo le quedo la otra opción que fue la boca de su pareja.

“La mejor descripción para alguien que no ha pasado por mastitis antes es que se siente como una quemadura de sol caliente en la piel, además de una sensación profunda de moretones. Después de que me diagnosticaron, el dolor continuó durante dos días y medio y mi el bebé no podía mamar de ese lado porque no salía nada. Había muchas lágrimas”.

–Jennifer contó a BuzzFeed–

Tenía una receta, pero se enteró de este método cuando buscaba una forma natural de eliminar la obstrucción de los conductos mamarios. Y justamente lo consulto con su esposo, lo cual no le parecía seguro, pero le dijo que haría cualquier cosa por su bienestar“Haría eso por ti. Podría tener arcadas. Podría vomitar. Pero haría eso por ti”.

Entonces empezó a amamantar los senos de su esposa como si fuera un bebé, y en tres minutos todas las cosas malas que tenía en los senos salieron. Desde luego, escupía cuando todo se le caía en la boca, pero se alegraron de que finalmente encontraran como resolver el problema.

Dicho acto de su esposo fue para ella encantador, no la acción de darle el pecho, sino de presenciar la disposición que tuvo con el fin de lograr ayudar con su bienestar, a pesar de que podía tratarse de algo repugnante.

Ha sido criticada, pero no le importa porque sabe que eso es lo que están haciendo muchas parejas y más de lo que se hace cuando es necesario. Ella amamanta a su hija, por lo que le hace falta la leche que producen sus senos tanto para la madre como para el niño.

Aplausos a los dos que juntos pudieron vencer la mastitis.