Niño de seis años sufre «bullying» por sus orejas y sus papás toman una decisión drástica

En 2015, un niño de seis años de Utah, Estados Unidos, se sometió a una cirugía plástica en las orejas después de que fuera víctima de bullying en su escuela.

Asegúrate de que llegas hasta el final del artículo para que veas el video completo 

El estudiante de primer grado Gage Berger temía ir a la escuela por las cosas malas que los otros niños decían de sus orejas. «Que parezco un elfo», dijo Gage cuando le preguntaron qué le decían los niños. «Y que tengo orejas raras».

A veces, Gage incluso se miraba en el espejo y trataba de empujar sus orejas hacia atrás solo para ver cómo luciría. «No quiero que se burlen de mí», contó para Inside Edition.

Sus padres, Tim y Kallie Berger, intentaban animarlo. «Se deprime mucho y siente que no es lo suficientemente bueno», dijo Kallie, su madre, a la revista. Con el miedo de que la intimidación pudiera afectar de forma permanente su autoestima, Tim y Kallie llevaron a Gage a ver al cirujano plástico facial Stephen Mobley en Salt Lake City, Utah, para una cirugía de orejas.

En la clínica, el doctor Mobley usó un juguete de madera para explicar a Gage y a sus padres cómo remodelaría las orejas del niño. Después de la consulta, el médico consideró a Gage apto para la cirugía.

Según ABC News, el cirujano compartió que una vez estuvo en la misma posición de Gage. A él también lo molestaron por tener orejas «grandes» y también se sometió a una cirugía de orejas, aunque no de niño, sino a los 19 años. Además, dijo a la cadena que, aunque no apoyaba la cirugía estética para niños, creía que esta podría ser útil.

«A menudo se les ponen nombres poco gentiles cuando todavía son unos pequeñitos; los llaman ‘orejas de murciélago’ u ‘orejas de elfo’, y ese nombre se les queda grabado más adelante, en la escuela secundaria, en el instituto», explicó el doctor antes de empezar la cirugía de Gage. El doctor Mobley también enfatizó en que este tipo de cirugía es «una decisión muy personal y privada que padres e hijos deben tomar juntos».

Tim, el papá, estaba a favor. «Esto no es muy diferente a llevar a tu hijo a que le pongan frenos para ‘arreglar’ los dientes torcidos», comentó el padre de 31 años a ABC. «Le explicamos la cirugía, que es un procedimiento corto de dos horas. Estaba muy emocionado por ello. Obviamente, si no estuviera de acuerdo con ella, no la habríamos aceptado. Al final, le dijimos que dependía de él».

Antes de la cirugía, Tim y Kallie tranquilizaron a su pequeño con palabras de aliento, además de un beso de mamá. «Despertarás y estará listo», le dijo el papá a Gage. Para tener más amor y apoyo, Gage trajo a su tigre de peluche, Tygie, quien según Gage también se estaba operando las orejas.

Según Inside Edition, al principio de la cirugía el doctor marcó donde se sujetarían las orejas. Quitó la piel de detrás de la oreja de Gage y usó puntos de sutura para llevarla hacia la cabeza. En este punto del video, ya se puede ver la forma de las nuevas orejas de Gage. La cirugía se hizo en dos horas.

Luego de dos días ya los vendajes estaban listos para ser removidos. Aquí vemos las orejas de Gage vendadas; incluso Tygie tenía un vendaje cubriendo su cabeza.

«¿Estás listo para ver tus nuevas orejas?», se oye decir al doctor Mobley preguntándole a Gage. «¡Oh, Dios mío!», Gage exclamó mientras se miraba sus nuevas orejas en el espejo por primera vez. Sonrió y lucía increíblemente feliz con los resultados.

Tim, el papá, también expresó su alegría. Le dijo a ABC que antes de la cirugía, las orejas de Gage lo habían convertido en el objetivo de bromas pesadas, y que durante el año anterior Gage, un niño que era «juguetón» y «extrovertido», había comenzado a ser más reservado y tenía miedo de ir a la escuela.

«Lo sorprendía mirándose en el espejo tratando de sujetarlas, y cuando se ponía nervioso o se molestaba o cuando estaba en problemas, se agarraba de las orejas», recordó Tim. «Era algo inconsciente. Pensaba que sus orejas estaban mal y por eso debía estar en problemas».

Ahora con sus nuevas orejas, Gage ha vuelto a ser la misma persona de antes y más feliz. Su papá compartió que «tiene mucha más confianza».

«Si alguien se mete con él por cualquier otra razón ahora, se acercará a esa persona», dijo el papá. «Cuando llega a casa de la escuela y le pregunto cómo le fue en su día, no me dice que ya nadie quiere jugar con él. Dice cosas como: ‘¡Todo ha ido bien! Jugamos afuera e hice como diez nuevos amigos!».

La historia obtuvo una respuesta positiva de la mayoría. Los gente comentó sobre lo bien que se veía Gage antes y después de la cirugía y estuvieron de acuerdo en que habrían hecho lo mismo por su hijo. Joel Garner, alguien que se enteró de la historia, comentó: «Apoyaría a sus padres en hacer esto… Probablemente lo han salvado de tener problemas de baja autoestima y de salud mental por el resto de su vida».

¿Qué te parecieron las fotos de antes y después? ¡Cuéntanos qué opinas en la sección de comentarios!